Alberto Canosa

31.08.2019

Alguien a quien él mismo se hace llamar el auténtico monarca, pues qué queréis que os digamos..., es cierto que nos abrió mucho los ojos en cuanto al tema de los gigantes. Que luego se investigó y se sabe que son los tartarinos, o los tártaros, o los nefilim... En cuanto al tema de la cueva de hércules estamos ya un poquito artos de que nos venda humo. No hay más que humos y tinieblas en cuanto corcierne a éste señor. Ya no nos creemos el teatro!